Seleccionar página

Érase una vez un cráter

ÉRASE UNA VEZ UN CRÁTER Érase una vez un cráter y un hombre mayor caminando por su perímetro vallado. El hombre paseaba con tranquilidad, mirando al frente; al lado, un niño de unos diez años, que a duras penas seguía el ritmo ágil con que caminaba su abuelo. Había...

El cráter

EL CRÁTER EL CRÁTER El último aleteo del dragón levantó un torbellino de polvo que flotó por unos instantes en el cálido ambiente. Secándose el sudor que le perlaba la frente, Bradigarn descendió con cuidado por la escala colgada en el flanco de la serpentina montura...